Un fin de semana en Las Lucías

Los fines de semana ahora giran en torno a los niños, sobre todo a que P se lo pase bien. C aún es pequeña así que buscamos planes para que el mayor disfrute.

El año pasado una amiga me habló de el agro-turismo Las Lucías, en la provincia de Cáceres, y me contó que les había encantado así que decidimos ir este fin de semana, que era puente en Madrid.

Después de un viaje eterno (C se pasó el viaje lloriqueando y me juré que o en avión o no salimos más de casa) y una parada en el encantador pueblo de Puente del Arzobispo, llegamos a Las Lucías poco antes del atardecer.

Nos dio la bienvenida Gema, que nos enseñó la casa y le pasó el testigo a su pequeña Pepa, de cinco años que es tan tan simpática que se hizo con P en un periquete. Nos enseñó el establo y cogió una cabritilla bebé para que P pudiera tocarla.

IMG_0036

Se pasaron el resto de la tarde jugando. De hecho, es la primera vez que P se va sin nosotros tan tranquilo en un sito nuevo.

Fueron a ver las gallinas, corriendo por el camino riendo con esas risas sinceras, puras y alegres como sólo los niños saben reírse. Tocaron la batería al unísono con dos palos sobre el camino de barro y por la noche jugaron con las linternas a darnos sustos a los mayores. Estoy segura de que este fin de semana va a quedar en su memoria para siempre.

Tesoro

Las Lucías no es un hotel propiamente dicho. Es más bien la casa de Gema y Pepe que nos dejan visitar a sus huéspedes. Tienen seis habitaciones y una zona común con salón y cocina en la que compartes mesa con el resto de viajeros. Tuvimos suerte y había dos familias más con niños de la edad de P así que se lo pasó pipa jugando (lo siento por las dos parejas sin niños que había, que debieron acabar aburridos de ¡tanto canijo dando voces!)

La zona es preciosa, llena de montañas y bosques de robles y pinos. En esta época está especialmente bonita con los robles rojizos. Hicimos una excursión cortita, porque nuestro pequeño de casi cuatro años es un poco perezoso para andar, pero llenamos los pulmones de aire fresco y limpio para aguantar en Madrid hasta que se nos olvide el martirio del coche.

Atardecer

Este fin de semana me ha hecho reflexionar sobre los distintos tipos de vida que llevamos. En general, la gente de mi alrededor y yo nos quejamos de nuestra vida, de ir siempre corriendo, de no llegar a tiempo y trabajar sin parar ¿para qué? Para ¿podernos pagar una vida que realmente no nos gusta?, ¿parar irnos de vacaciones quince días al año?, ¿un mes con suerte?

El otro día leí en instagram una reflexión de Dale Partridge que me encantó y que me dio mucho que pensar (podéis leerlo en @dalepartridge ). Decía que nos pasamos todo un año ahorrando para irnos una semana a escapar de nuestra vida.

Suena duro pero es un poco real, ¿no creéis?

Dice que la vida no debería componerse de las 50 vacaciones que tendremos en ella más o menos, si no de los 25000 días restantes. Deja de crearte una vida de la que te tienes que tomar  unas vacaciones. Múdate a un lugar en el que te apetezca vivir, haz lo que realmente quieres hacer , empieza lo que realmente quieres empezar y crea la vida que realmente quieres hoy.

Pablo salta su primera valla

Gema y Pepe un día decidieron tomar las riendas de su vida y vivirla como realmente querían. Fuera de convencionalismos. Tienen dos niñas felices que corren lejos de la contaminación, rodeadas de animales y naturaleza. Viven en un lugar recóndito pero bello a rabiar. Estoy segura de que hay días muy difíciles, pero viven la vida que quieren vivir. Y eso es digno de admiración. Si os apetece compartir un poquito de su tesoro os dejo su web www.laslucias.com

Nosotros seguro que volveremos.

Y tú, ¿dónde vivirías si te atrevieras a romper con todo?

Advertisements

6 thoughts on “Un fin de semana en Las Lucías

  1. Sin duda reflejas lo que muchos pensamos pro no hacemos. No es fácil ni estamos todos preparados para ello. Lo que si haremos es pasar por ese sitio un fin de semana. Gracias por tus bonitas palabras.

    Like

    1. La verdad es que tomar una decisión así no es fácil. Pero yo creo que una vez que lo pruebas no puedes volver a esta vida de locos que llevamos y ¡seguro que no te arrepientes! ¡Enhorabuena por tu post!

      Like

  2. Nosotros estuvimos el pasado otoño y también pensamos volver. He estado en muchas casas rurales, pero esta es de verdad. También la filosofía de sus dueños y de esas dos maravillas de niñas. Nada más llegar nos dio la bienvenida un zorro y fue todo un acontecimiento. La verdad es que no echamos en falta la televisión y eso ya es un logro. Saludos

    Like

    1. Gracias por tu comentario Ana. Desde luego que Pepa y Cata ¡¡no pueden crecer!! Son las anfitrionas perfectas para los niños. Mi hijo se acuerda de los animales pero de lo que más se acuerda es ¡de sus amigas! Un abrazo y quién sabe si ¡no nos veremos por allí!

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s